1. Una vacaciones inolvidables


    Fecha: 01/03/2019, Categorías: Gays Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Esto decidió mi futuro sexual y me hizo conocer a mi madre. Hola a todos los lectores, me llamo Carlos, soy de Colombia, ahora vivo solo, tengo 21 años, estudio y trabajo en Madrid, cuando me paso esto, yo tenía entre 10 u 11 años, no recuerdo exactamente. En ese entonces vivía con mis padres, en un chalet en las afueras de Madrid. Mi padre es ingeniero en robótica y mi madre abogada, ambos colombianos. Mi padre por su trabajo viaja mucho, y en unas vacaciones de verano, tuvo que irse a Estados Unidos, así que mi madre decidió que nos vayamos nosotros dos solos de vacaciones a la playa. Mi madre en ese entonces tendría unos 35 años mas o menos, no recuerdo bien ya que para las edades soy un desastre, estaba muy bien de cuerpo, o esta, ya que se cuida mucho. Llegamos al piso que habíamos alquilado, nos instalamos y bajamos a la playa, que desde los ventanales de la casa se veía muy concurrida y hermosa. Cuando estuvimos en la playa, yo enseguida me metí en el agua, mientras ella se pasaba bronceador, su maya de baño apenas le cubría sus partes íntimas, era el centro de las miradas de todos los hombres, ya que tiene y mas en ese entonces un buen para de tetas y un culo de nalgas bien paradas, horas de gimnasio y morirse de hambre haciendo dietas. Ese día disfrutamos mucho, recuerdo que jugamos mucho en el agua, ella cada vez que saltaba por las olas, perecía que se le iban a salir las tetas del sujetador. Así como al tercer día, había un hombre, enorme, musculoso, de barba ...
     hasta su pecho, tatuajes, parecía uno de esos malos de película, y como mi madre llamaba la atención a los hombres, este hombre, con aspecto de duro, llamaba la atención a las mujeres, y no lo voy a negar, a mi también, tendría unos cuarenta años, se notaba que hacía mucho deporte, mi madre y él cruzaron varias miradas y alguna sonrisa, yo estaba en el agua y notaba como mi madre demoraba en meterse conmigo, hasta que los veo venir juntos, hablando y mi madre riendo como tonta, a carcajadas, me lo presenta, recuerdo que me dijo Diego, y estuvimos jugando un buen rato, Diego me subía en sus hombros y me tiraba lejos, a mi madre la agarraba de su cintura y también la tiraba, haciendo que en un par de ocasiones la parte de abajo de su maya se baje y la deje con su culo al aire, cosa que a ella parecía que no le importaba, ya que no dejaba de reír y seguir jugando con Diego. Esa noche Diego nos invita a cenar y fuimos, estábamos sentados los tres a la mesa, notaba como mi madre se lo comía con los ojos, cuando terminamos de cenar, nos estábamos yendo, mi madre lo invita a una copa de vino en casa, subimos los tres, y mi madre me manda a dormir enseguida, yo a regañadientes me fui a la cama, pero no me dormía, hasta que en un momento dado me levanto y por el pasillo que lleva a la sala, escucho gemidos, muy despacio me acerco y veo a mi madre de rodillas mamando la verga de Diego, como Diego la tenía de la cabeza y hacía entrar y salir su verga de la boca de mi madre, eso me dejo como ...
«1234»