1. Trío con mis cuñadas


    Fecha: 12/06/2019, Categorías: Incesto Sexo en Grupo Autor: Marco Antonio V, Fuente: CuentoRelatos

    Vivo con mi esposa en la misma urbanización de mi suegra y mi cuñada. Un día las fui a visitar porque me dijeron que mi suegra estaba enferma, y mi esposa estaba en el trabajo. Cuando entré, mi cuñada que es divorciada, me dijo que su mamá estaba durmiendo y yo le contesté que volvería mas tarde, cuando de pronto me dijo que no importaba que entrara y conversaríamos. Y nos pusimos a conversar de varios temas hasta que salió el del sexo, de los hijos y que su hijo adolescente le preocupaba porque le daba miedo en que manos tendría que caer para su primera vez. Le indiqué que conocía a una señora ya madura que le podía introducir en esas labores sin peligro, y me dijo que le daba miedo y así empezamos a ver como hacía y le dije que la señora quería conocer a los dos padres y estar con ellos para así se volvieran cómplices de la maldad y no tener ningún reclamo después. Así que mi cuñada se empezó a poner un poco excitada y comentarme que hacía tiempo que no lo hacía con nadie y no tenía marido como para ir con esa señora, y yo le dije que para eso estaba yo y me dijo que si aceptaría y le dije que sí, y entonces me agarró la pierna y me apretó fuerte dándome las gracias. Se levantó y fue al baño y al regresar noté que su blusa estaba un poco más abierta de lo normal y se sentó otra vez junto a mí, pero esta vez un poco más cerca y me volvió a tocar la pierna sobándola poco a poco, yo me excité mucho y al notarlo ella me dijo que no importaba, que estaba bien, que al fin y al ...
     cabo me iba a recompensar y sin pensarlo dos veces me agarró el cinturón y empezó a abrirlo y me abrió el cierre, metiendo su mano entre el interior y agarrándome el miembro que para ese entonces estaba duro como un palo, aunque no es muy grande pero sí batallador, y de repente se lo metió en la boca poco a poco sacándolo y metiéndolo y haciendo de las suyas, y yo mientras tanto le metía mano en sus tetas que son grandísimas y duras. Nos fuimos desnudando y se tendió de espaldas en el sofá, parando su culito y muy suavemente se lo fui metiendo poco a poco hasta el final y con movimiento acompasado fuimos moviéndonos a un ritmo lento, pero seguro. En eso sentí un ruido y enseguida caí en cuenta que había dejado la puerta de entrada abierta, pero puse atención y no volví a escuchar nada. Seguimos con nuestros movimientos cuando de repente miré hacia un lado del sofá y vi la figura de mi otra cuñada con el dedo en la boca en señal de silencio y así lo hice. Sentí que se cerró la puerta y mi cuñada de espalda se asustó y la calmé y le dije que no era nada, que la puerta se había cerrado sola y que no podía venir nadie y me dijo que sí, que su hermana venia esta tarde a ver a su mamá, le contesté que no importaba que si venia que se sumara al juego y me respondió que ella no creía que su hermana lo hiciera. En eso su hermana que estaba escuchando me dijo que si con la cabeza y se estaba sacando la blusa y quedándose en sostén y eso me ponía mas excitado todavía sabiendo que su ...
«12»