1. La recesión


    Fecha: 11/07/2019, Categorías: Infidelidad Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Como es de conocimiento generalizado, la situación económica en el mundo está hecha un verdadero caos, e indudablemente yo no iba a ser la excepción a la regla. Mi situación económica iba de mal en peor, pues me hallaba sin trabajo por mas de seis meses y en la actualidad no tenía ni para pagar la hipoteca de la casa. Pensé durante toda la noche acerca de la posibilidad de aceptar un trabajo, pero en otra ciudad, algo distante de donde vivo. Llegué a la conclusión de que era lo mejor debido a la desesperación económica. Soy una persona que siempre ha gustado de los deportes, y aún ahora a pesar de tener cerca de los 32, los sigo practicando, tanto el fútbol, como el volleyball, así como la natación y algo de basketball. Amo mucho a mi novia con la que tengo algunos meses, pero qué se le iba a hacer, la necesidad era mayor y no quería perder mi casa, así que preferí alquilarla e irme a trabajar a otra ciudad. Llegué a Orlando y de inmediato me presente en la oficina, en donde fui bien recibido, me asignaron mi puesto de trabajo y mis obligaciones. Una vez instalado, el siguiente paso era buscar hospedaje, o sea alquilar algún cuarto o estudio donde vivir hasta que pueda alquilar otra cosa mejor. Hice ciertas averiguaciones en la oficina y el mismo jefe me indicó que él tenía una hermana que estaba alquilando un cuarto en su casa y si me interesaba, podría llamarla por teléfono, lo que de inmediato hizo, y quedamos que yo iba a ir a la salida del trabajo, ya que tenía la ...
     mejor de las recomendaciones. Efectivamente llegue a la casa, que por cierto era muy bonita y estaba ubicada en un buen vecindario. Cuando se abrió la puerta, se presenta ante mí una mujer de unos 38 años, bastante hermosa de cara, el cuerpo no pude apreciar por cuando estaba con una batona de casa, toda suelta y larga. Me guió hasta mi cuarto, el cual se encontraba junto a otro y frente al de ella. Una vez instalado, salí para asearme un poco y luego la encontré en la terraza y entablamos conversación. Me enteré que vivía con una hija de 19 años y que estaba en los parques con unos amigos. Ella se había divorciado hace ya 5 años de un abogado respetable de la ciudad, pero que como a todos, le había afectado la recesión en que nos hallábamos. Me encontraba en mi dormitorio cuando golpearon la puerta y era ella Verenice, (así se llama la dueña de casa) que me invitaba a comer. Acepté gustoso y al salir pude apreciar en una real dimensión lo bella que era esta mujer. Parecía una verdadera vedette. Se hallaba vestida con un short y una playera algo pegada al cuerpo. Tenía unos pechos no muy grandes, pero paraditos, una cintura que bien podría ser la envidia de muchas jovencitas. Un culo …..que ni para qué decirle, era redondito y paradito a pesar de su edad. En una palabra, era toda una mamasota, estaba rebuena. Comimos delicioso y luego pasamos a la sala de estar donde platicamos, no sin dejar de admirar y morbosear ese maravilloso cuerpo. Se nos hizo tarde y nos despedimos y cada ...
«1234...7»