1. mas caña


    Fecha: 11/07/2019, Categorías: Fetichismo Autor: Cermega, Fuente: xHamster

    En nuestra relación de pareja siempre hemos intentado que no entrara en la rutina. Disfrutábamos de una posición económica más que desahogada, así que mi Socio organizó con todo mimo y detalle, un maravilloso viaje a un hotel de lujo en Canarias con un único plan: descanso y relax. Todo pintaba de color de rosa hasta que dos días antes de la salida, mientras comprábamos ropa para nuestra escapada, recibí una llamada del trabajo anunciándome que tenía que hacer una suplencia con toda urgencia para ese fin de semana. A pesar de mi oposición, no tuve más remedio que aceptar que nuestra escapada habría de posponerse. Mientras hablaba con mi jefe, por mi tono y respuestas, él adivinó lo que ocurría.Cuando colgué me miró, y simplemente dijo con un tono de profunda decepción:-No digas nada, ya lo sé -. Intenté justificarme por todos los medios pero fue inútil, ni siquiera quiso volver conmigo a casa. Dijo que quería dar una vuelta solo para despejarse.Al volver a casa se me hundió el techo encima. Decidí que no podíamos seguir asi y que si quería recuperar a mi marido tenía que compensarle de una forma especial. Cuando regresé le pedí perdón y traté de convencerle que tendríamos una mejor ocasión.- Sé que estás enfadado, y te entiendo. Dije, pero por favor, ten paciencia, será la última vez. Podemos aplazarlo para el próximo fin de semana.Respondió con desilusió y el próximo fin de semana volvería a surgir algo muy importante e inaplazable, - déjalo, no te esfuerces, da igual.- Te ...
     prometo que no, repliqué. Yo misma elegiré un sitio muy especial, donde podamos olvidarnos de todo, los dos solos, haremos todo lo que tu quieras, por favor.-¿Lo que yo quiera?, Me preguntó incrédulo, por fin conseguía despertar su interés.Lo que quieras, acepté, sin darme muy bien cuenta de lo que decía, desde que lleguemos hasta que nos vayamos. Seré tu esclava por un fin de semana.-Estás segura de lo que dices? Insistió.- Te lo prometo, acepté, a pesar de que su tono ahora me intimidaba. - Todo lo que me pidas, le remarqué.De acuerdo, concluyó . - Espero que luego no te rajes.-No te arrepentirás.Esto último lo dije sin saber muy bien lo que decía. Quizás quien se tuviera que arrepentir sería yo de mis palabras, aunque en ese momento no le di mayor importancia.Estuve trabajando todo el puente sin apenas ir a casa más que para dormir, pero en ningún momento emitió la más mínima protesta. Cada vez que me disculpaba por la poca atención que le podía dedicar, él le restaba importancia y anunciaba que ya se resarciría el próximo fin de semana.Busqué un lugar idílico, un hotel de lujo, con su zona spa, en una zona turística, etc. Fuimos en coche. Durante todo el viaje yo le preguntaba que es lo que hariamos, y él simplemente me repetía que lo que él quisiera. Me recordaba que había prometido ser su esclava.Durante todo el trayecto se mostró muy atento conmigo, parecía haber dejado atrás completamente su decepción de la semana anterior. Yo le recordaba, que ese fin de semana era él ...
«1234...15»