1. Educando al hijo de mi vecino... (1de 2)


    Fecha: 28/02/2019, Categorías: Gays Tus Relatos Autor: Sergio cheko gato., Fuente: dominicanseo.ru

    Páz, mi vecino, hombre de 65 años, con carácter muy egoísta y machista, tiéne sometido a su segundo hijo llamado Salim, de 40 años, no así al más chico, Diego, quién a sus 30 años, há recibido todo cuánto há querido de apoyo, lo más hermoso qué tiéne Páz, es su esposa Martha, muy sociable y amable, a sus 50, se conserva bastante bien la señora.
    Salim vive una forma muy desalineáda, bébe mucho, y es debído a su trato.. una tárde lo ví sentado en la banqueta, fuéra de su casa, éra un día domingo, me habló y se acercó prónto, me pidió plata para adquirir más licór, lo invité a sentarnos fuéra de mi casa, charlé un rato con Él, no con regáños, ní con el afán de podér cambiár su vida, sinó con la intención de qué ése día no tomára, guardó siléncio, y le púse en su mano un billete de alta denominación, no cómo intercambió, no, y así se lo díje, luego comenté cosas diferentes y me despedí de Él, luego fuí y entré a mi casa, y me púse a trabajar en ciértos diseños de lencería de una grán empresa... 
    Yá por la noche, me dirigí a mi recámara, y me tendí a dormir, transcurrida y cási a las 4 de la madrugáda, escuché varios golpecillos en la ventana de abajo, fuí a asomárme por la parte de mi cuarto, y ví qué se tratába de Salim, le díje que ahóra bajába, le abrí y lo pasé, obviamente que venía bebído y con unos cuántos golpes, me repetía y repetía, : - Sergio, te quedé mal, discúlpa... •Buéno, procuré que se quedára calládo miéntras le preparába un café cargádo, pero ántes le ...
     pedí que se diéra un ducházo, luego salió con la toálla a la cintura, le facilité una muda y comentó, : - hásta mi calzón rompiéron éstos mal nacidos... • mostrándolos al momento en qué se retiró la toálla, grán parte de sus genitales estában a la vista.. Y subí por unos calzoncillos nuevos qué téngo por casos cómo éste, por mi parte, yo no úso interiores, así qué hay garantía de estár nuevos... Después de haberse tomado el café, lo dejé durmiendo en la sala, y yo fuí a mi cama.. Cuándo bajé, la nariz captó un delicioso aroma qué abrió mi apetito, Salim había preparado álgo de comer, apárte de café.... desayunámos y me agradeció por ayudárle, le hice vér de qué no había porqué agradecer, qué lo hacía con gústo, se comprometió a qué no habría más bebidas... Me sonreí y le díje irónico : yá caerás de nuevo chaval... 
    Ésa semana no lo ví, sinó hásta el día sábado qué se repitió lo de la semana anterior, cuándo lo pasé, no dijo náda, de hecho Él mísmo me pidió un café, pero lo ví tranquilo, y lo dejé descansar.
    Un poco más adelánte, me despertó álgo que no definí al princípio, me quedé con el oído aténto, y escuché unos apagádos quejídos, me enderecé y me dí cuénta de qué éran de Salim los mísmos, bajé y me acerqué a moverlo, se disculpó y túve qué regañárlo... Lo revisé, y tenía golpes en la espalda, fuí por cosas para hacerle curaciones, más qué náda éran golpes, y apliqué un ungüento y vendajes, me díjo de un golpe que tenía en la parte superiór de la pierna, 
    Y me púse a ...
«123»