1. mi hijo me violo, y me gusto


    Fecha: 24/04/2019, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: elvi, Fuente: dominicanseo.ru

    Mucho me preguntan por lo que ha pasado en mis cachondeos prohibidos con….mi hijo.
    Bueno, apenas esta semana, me paso algo muy loco: resulta que hacia frio, y mi marido fue de viaje, asi que me quede sola con mi hijo de 19 años, y a medianoche senti que entro en mi recamara; y me dijo “mami tengo frio me puedo dormir contigo”; no me dio tiempo a contestarle cuando se trepo en la cama y se acosto. Lo “malo” es que yo duermo desnuda, asi que no alcance a ponerme algo.
    Y bueno, mi hijo se me pego a mi cuerpo, yo estaba de espaldas, entre nerviosa por la situación, y…caliente; y cuando mi hijo se me pego a mi espalda, obvio sintio que estaba yo en pelotas, pero..EL TAMBIEN¡ Y estaba con la piel MUY CALIENTE; yo no me reponia de la sorpresa cuando èl se apreto a mi cuerpo desnudo y empezo a besarme el hombro…. “sabes mami” vi ahorita unas fotos de una mujer MILF en Internet, en locanto, que sube fotos muy sensual, donde muchos hombres le escriben y se la quieren coger por lo que se lee…ME HABIA DESCUBIERTO MI HIJO¡¡¡ y para acabarla senti su verga tiesa tiesa, grande entre mis nalgas hurgandome. Entonces su ...
     manotas me agarraron los senos, amasàndolos, ya descaradamente, y pellizcandome los pezones, ya bien duros por cierto. SU VERGA YA EMPUJABA A INTRODUCIRSE EN MI SEXO DESDE ATRÁS, estaba yo siendo VIOLADA POR MI HIJO PRACTICAMENTE, asi que… bueno, yo estaba tambien empapadisima, lo que le dije fue “y que piensas de esa mujer tan puta hijo?”, y el contesto “que necesito verga mami, como esta” al tiempo que me le empujaba entre mis nalgas…un gemido escapo de mi garganta, era delicioso aquel morbo e inetsante; asi que opete por lo ejor: subi mi pierna izquierda y comence a sobar mi sexo humedo, dejando que la verga de mi hijo encontrara el camino a el hoyo del placer, cosa que habilmente lo hizo… pum, pum pummm una embestida y otra, y ya estaba yo ensartada por su vergota, al tiempo que botabamos la cobijas y me dejaba coger por èl. Asi estuvimos unos minutos, sentia yo el cielo, y los dos gemiamos; hasta que mientras el me decia majaderias (“sabes que esa puta perra que busca vergas necesitas, esto mamita, una dura como esta mamita”) estallo en mis adentros llenandome de semen a borbotones….
    Y ahí, no paro la cosa…
     
«1»