1. Descubrí que mi sobrino era todo un putito a sus 8 años pt 29


    Fecha: 06/01/2018, Categorías: Gays Autor: relojde1988, Fuente: SexoSinTabues

    Me baje para estirar las piernas y querer encontrarme con la sorpresa de que Leandrito estuviera a 4 patas con el culo en popa. Camine por varias vereditas que había por allí, pero no los encontré… ya me iba para la camioneta cuando escuche en gemidito agudo… mi verga reacciono al momento llenándose de sangre. Cerré los ojos esperando que esos gemidos fueran de placer. - Alfredo – haaaa cabròn que rico gimes ni mi vieja lo hace así – hablo muy quedito. - Leandrito – si verdad… aaaahhh. - Alfredo – su puta madre… ya nos cachó. - Alfredo – hayyy cabròn… que rico... aaaahhhhh…ahhh mmmmgaaaa… - Maiky – mmmm ahí… ahí… ahí… nomás no… no la meta mucho, que me duele la panza… ____________________________________________________________________________________ Antonio. Ese nombre resonó en mis nervios toda la semana que paso, después de su encuentro, el culo lo tenía destrozado, cada vez que iba al baño el dolor me recordaba ese momento de sufrimiento y placer. Durante un mes después de ser sometido por un hombre, diré un semental, trabaje con mi hermano y varios de sus trabajadores en un cuarto, al lado de la casa de mi hermano como a 10 metros de distancia, un cuarto hecho de madera y tejas, con pilares de sementó. Muy fresco en verano, pero un poco frio en invierno. Con las comodidades necesarias para descansar. Mi vida comenzaba a tener rumbo en el campo, me dedique mas a las finanzas que al trabajo de campo, aunque estar sudado y hambriento por el trabajo físico no me disgustaba, ...
     al contrario bromeaba con los trabajadores y varias cosas salían a luz, cosas de mi hermano hizo en su pasado y en su presente cosas que desconocía. Cosas que después tomaron sentido mientras me fui acostumbrando al campo. Cuando ya tenía el cuarto hecho y amueblado, más bien para mí era una casa, obsequiada por mi hermano, en las semanas siguientes Mario se iba alejando de mí, su novia le robaba mucho tiempo más de lo esperado. Dieguito era un caso aparte, se sentía independiente, mientras que Leandrito me tenía demasiado afecto, más que a su propio padre. Tanto que empezó a dormir en mi cuarto, “casa”, prácticamente todas las noches era rara la ocasión que no dormía en mis brazos, ya me había acostumbrado a dormir deslechado por su culito o por su boquita dependía de la ocasión de lo que él quería… el me abrazada y me besaba… todo dentro de mi cuarto, afuera él me decía “tío” y me hablaba con respeto, pero estando a solas él creía que yo era su marido y el mi mujer. Aunque nunca tuvo actitud y movimientos afeminado siempre un machito en crecimiento. Dentro de unas dos semas llegaría la fiesta patronal del pueblo, carteles por cualquier poste y pared del centro anunciaban los eventos que se llevarían a cabo y los anuncios de la catedral llegaban sutiles hasta la granja de mi hermano. A veces íbamos al centro a ver los espectáculos, éramos una familia de puros hombres masculinos y una sola mujer la novia de Mario, cuando ella nos hacia compañía, para después perderse, en más ...
«1234...11»