1. TRES PERROS


    Fecha: 18/03/2018, Categorías: Zoofilia Autor: Daly-999, Fuente: SexoSinTabues

    Les contaré de manera breve las relaciones sexuales que tuve con tres perros. Les contaré de manera breve las relaciones sexuales que tuve con tres perros. El primero solo lamió mi vagina una noche, el segundo fue el primer perro que me la metió por el culo y con el tercero, que es el actual, me gusta quedar abotonada. Comenzaré por el principio. Entonces yo tenía 13 años y un novio de 18. Nosotros teníamos relaciones sexuales y él no fue mi primer hombre, es decir que yo no conservaba nada sin penetrar. La noche de mi primera experiencia con un perro estaba en la casa de mi abuela, no recuerdo por qué me había quedado a dormir allí, eso era poco frecuente. Mi abuela tenía un perrito callejero que era de tamaño pequeño y de pelo corto color blanco. Esa noche yo estaba acostada boca arriba, desnuda y masturbándome cuando el perro se subió a la cama y se metió entre mis piernas. Pensé que solo quería olerme pero él comenzó a lamerme con entusiasmo. No quitaba su boca pequeña y me lamía sin parar. Yo sentía un placer enorme y el perrito me lamió un rato largo. Tuve un orgasmo que me dejó con las piernas temblando y él seguía lamiéndome con más entusiasmo que al principio. Siguió unos minutos hasta que comenzó a lamerse a sí mismo, entonces yo me levanté y fui al baño así desnuda como estaba. Al regresar el perrito ya no estaba en el cuarto, cerré la puerta, me acosté, apagué la luz y me dormí. Así fue mi primera vez con un perro. Al día siguiente llegué a mi casa pensando en ...
     nuestro perro, es decir el perro que mi tío le había regalado a mi hermana y que vivía con nosotras desde hacía casi 6 años. Mis padres estaban separados y yo vivía con mi mamá, mi hermana de 19 años y el perro. El perro no era de raza pero se parecía mucho a un caniche gigante negro. El Negro era un perro caliente que siempre buscaba agarrarnos las piernas a mí, a mi hermana y a nuestras amigas. A veces cuando mi mamá veía que estaba caliente le habría la puerta de calle y le decía que se fuera a buscar perras. Yo desde muy niña fantaseaba con ponerme en cuatro patas delante a él y ser como una perrita, pero nunca había hecho nada. Ahora deseaba mucho a nuestro perro y pasaba los días mirando videos de mujeres con perros. Una tarde mi fantasía se hizo realidad. Un sábado durante el almuerzo mi mamá me dijo que después de comer iba a ir a visitar a mi tía, su hermana y me pidió que la acompañara. Le dije que yo no iría. En secreto estaba enojada con mi tía porque ella había hablado mal de mi novio. Mi hermana no estaba y me quedaría toda la tarde sola, es decir con el perro. Cuando dije que no iría a la casa de mi tía no pensaba hacer nada con el perro pero apenas me quedé sola lo hice. Era una tarde calurosa de primavera, yo tenía una falda corta y amplia, el perro metió su hocico entre mis piernas, hice a un costado la tanga para descubrir mi vagina, deseaba que Negro me lamiera como lo había hecho el perrito blanco de mi abuela, pero enseguida cambié de idea. Me desnudé ...
«1234»