1. DESVIRGADO POR UN TREINTÓN (YO: 13 AÑOS)


    Fecha: 25/04/2018, Categorías: Gays Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Hola, mi nombre es Leandro. Por cuestiones de discreción no voy a dar el nombre del que me terminó de quitar la virginidad, solo lo llamaré "A". Soy de Argentina, más precisamente de una provincia llamada Misiones, la provincia donde se encuentran las Cataratas del Iguazú, para que se ubiquen donde queda. Todas mis conquistas adolescentes fueron gracias a la tecnología: los teléfonos celulares. Jamás me animé a encarar a otro hombre de frente, siempre fue detrás de una pantalla, todo por miedo a que me manden al carajo y también por discreción. La historia que les voy a contar es 100% real y comienza más o menos así. Cuando recién estaba entrando a la adolescencia, esa etapa tan linda de la vida, tenía las hormonas revolucionadas. En ese momento ya sabía de mi orientación sexual a pesar de que no la quería aceptar, ya había tenido historias con mis amigos de la misma edad que yo y con un primo, pero nunca había llegado a la penetración, seguía conservando mi virginidad hasta ese momento. En el barrio donde vivía había un tipo (A) que tenía unos 30 años aproximadamente, era de contextura robusta, rubio de ojos claros, de 1. 85 de altura aproximadamente. Como vivíamos en un pueblo muy chico, nos conocíamos entre todos. La cuestión es que a las personas del barrio les llamaba la atención de que el tipo no tenía novia, esposa, ni nada, entonces se empezó a rumorear de que era del otro bando (gay), él tenía amigos de 15 a 20 años y eso era lo que más curiosidad despertaba. Hasta ...
     llegaron a decir que era pedófilo. Eso a mi me llamaba mucho la atención, y más aún que mi tío que en ese momento tenía 20 años, era muy amigo de él (nunca descubrí si mi tío le gustaba la onda o no). Un día, por cuestiones de la vida tuvimos que mudarnos a otro barrio con mi familia. Si bien "A" me llamaba mucho la atención, no le daba mucha importancia porque sentía que jamás tendríamos algún tipo de contacto más que un saludo de conocidos de barrio. Bueno, un tiempo después de haberme mudado al barrio nuevo, de hacer amigos, etc. Mi tío (el mismo que lo nombré hace un rato) se había ido a vivir a otra provincia por cuestiones de trabajo. Un día volvió a Misiones de visita y como no me había comprado ningún regalo (al resto de la flia si), decidió regalarme su celular que tenía en desuso. Yo estaba muy feliz porque en ese momento aquel celular era un lujo, nada que ver con la porquería de teléfono que tenía yo. Entonces lo primero que hice fue revisar todooo lo que tenía, mensajes, fotos, contactos. en éste último, cuando reviso digo "Apaaaa", resulta que me encontré con los contactos de sus amigos, entre ellos estaba "A". En ese instante no sabía que hacer, si enviarle un msj o que onda. Con el paso de los días, tomé coraje y le escribo "Hola", a lo que A. me responde "¿Quién sos?", fue ahí cuando empezó todo. Le conté que era un chico muy curioso y quería probar algo nuevo que solo otro hombre me podía dar. Él primero no me creyó, pensó que yo era uno de sus amigos que le ...
«1234»