1. Vi como mi hermana era desvirgada


    Fecha: 26/09/2017, Categorías: Sexo Interracial Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Sandra, mi bella hermana estaba muy arisca y trataba de ocultarse de mi. Ella es una linda chica rubia de 16 años pero aparenta ser mayor. Me hice el loco y me escondí, al no verme, Sandra se fue a las caballerisas. Era un domingo en la mañana y no había nadie allí. Llegué sigiloso y oí un ruido, me asomé con cuidado y vi como un peón negro la besaba con lujuria mientras le quitaba la ropa. Ver su bello cuerpo desnudo y muy bien depilado siendo manoseado por aquel hombre me excitó mucho. Mi hermana era una diosa rubia de piel muy blanca, y el hombre era muy negro, alto, y fuerte, además tenía como 40 años. Al quedar desnudos vi el pene de aquel negro mientras mi bella hermana lo satisfacía oralmente. Yo estaba hipnotizado con la escena. El hombre acostó a mi bella hermana en el suelo y abrió muy bien sus piernas, entonces colocó su sexo en la entrada del cuerpo de mi hermana, y la oí decir: Jordan, soy virgen. El la beso con ternura y le dijo: eso lo vamos a resolver ahora mismo. Noté lo bien lubricada que estaba mi linda hermana, y observé fascinado como aquel enorme pene se perdía entre las bien abiertas piernas de Sandra. Ella dió un grito de dolor y placer, y aquel hombre empezó a cogersela. Mi hermana empezó a gemir ruidosamente y aquel hombre le pedía que no se reprimiera. Sandra empezó a gritar de placer y tuvo un orgasmo muy intenso, Jordan la dejó disfrutarlo y volvió a la carga. Sandra tuvo tres fuertes orgasmos, el último mientras el ...
     eyaculaba dentro de ella. Esa mañana aquel hombre desvirgó todos los agujeros de mi hermana, acabando en su vagina, boca, y cola 6 veces. Me fuí a casa y esperé a mi hermana. Estaba muy excitado y al volver le dije que la había visto con aquel negro y la acusaría con nuestros padres. Ella me rogó que no lo hiciera y me dijo que me daría cualquier cosa que le pidiera, entonces le tomé la mano y la llevé a mi habitación y le dije que me callaría si me dejaba cogermela. Ella accedió, pero me obligó a usar condon. Mientras la penetraba sentí algo en mi ano que lo llenó completamente. Sandra había introducido un dildo en mi ano y eso me hizo acabar muy rápido. Desde ese día Sandra me buscaba para tener sexo y siempre introducía su dildo en mi ano. Una semana después volvimos a la finca y ella me llevó a la caballeriza. Allí empezó a acariciarse con el negro, mientras se desvestían mutuamente empezaron a desnudarme, estaba tan excitado que no me opuse. Entonces fui abordado por un hombre por detrás, que deslizó un enorme y bien lubricado pene en mi ano y empezó a cogerme. Sandra me fotografíó con el y me obligó a satisfacer a aquel negro sin que pudiera oponerme. Ese negro me montó 5 veces y me obligó a beberme su semen luego de obligarme a satisfacerlo oralmente. Ellos se volvieron mis dueños y terminé enamorandome de aquel negro, que me lleva al cielo todos los fines de semana. Mi hermana quedó preñada luego de dos años y ahora vive con su amante de color 
«1»